El apagón y los que se avecinan… tormentas solares

El tema de este episodio surge casi como un tema obligado, luego de la noticia del apagón general ocurrido en Puerto Rico el jueves 22 de septiembre. Para beneficio de los que no habían escuchado del evento, el pasado jueves 1.5 millones de personas se quedaron sin servicio de energía eléctrica, cuando una de las plantas matrices de energía se incendió causando un colapso general del sistema de energía en Puerto Rico. Muchos estuvieron 48 horas o más sin energía. Ese colapso del sistema de energía resultó en cierre de escuelas, comercios, centros de gobierno. También causó caos en el tráfico, en las gasolineras, y más. Como era de esperarse, sólo los preparados pudieron continuar sus vidas de una forma adecuada.

Este evento le dió la oportunidad a los que se preparan para poner en práctica sus planes de emergencia, identificar las áreas que necesitan mejorar y las áreas que funcionan como esperado. También, despertó la curiosidad en muchos que nunca se habían preparado, o que pensaban que nunca nada iba a suceder. Ahora, yo digo que éste apagón es uno de muchos que puede ocurrir en cualquier lugar del planeta en cualquier momento. Y ahí es cuando llego al tema de las tormentas solares y la energía electromagnética.

Las tormentas solares ocurren frecuentemente en el sol, como un proceso natural. En algunos casos, las tormentas solares causan expulsiones, o explosiones en la superficie del sol. Cuando esas expulsiones violentas están acompañadas por llamas o flamas solares, y energía electromagnética, esa energía liberada puede viajar grandes distancias en poco tiempo. Como consecuencia, esa energía puede llegar hasta la superficie de la Tierra. Esta no sería la primera vez que sucede pues ya se han reportado varios eventos como este:

  1. Evento Carrington- 1859 la tormenta solar más fuerte que se ha sentido en la Tierra hasta el momento. El sistema de telégrafo recibió energía electromagnética causando incendios, fallos en el sistema y pérdidas.
  2. 1970 una tormenta solar causó daños en el sistema de comunicación de larga distancia, causando que ATT tuviera que rediseñar la forma en que funcionaban sus comunicaciones de larga distancia.
  3. Quebec, Canada – 1989 una tormenta solar dejó 6 millones de personas a oscuras por 9 horas reportadas, aunque muchos dicen que duró semanas.
  4. En los años 2000, 2003, 2006 – Tormentas solares cauaron daños a satélites, radio, sistemas de posicionamiento geográfico (gps).

Los gobiernos tienen conocimeinto de todo esto, y han desarrollado equipos para monitoreo de tormentas solares. Pero, el problema se encuentra en que estas tormentas no se pueden predecir. El monitoreo es una herramienta para poder notificar a los ciudadanos pero hasta el día en que ocurra no vamos a estar seguros de si los ciudadanos van a ser informados o no. Claro, debemos recordar que el aviso require que los ciudadanos respondan al riesgo en o menos de 16 horas. Siendo realistas, muchas veces los gobiernos para evitar el caos, prefieren no notificar a los ciudadanos.

¿Cómo uno se prepara para eventos como estos?

  1. Si recibes alerta del gobierno lo primero es desconectar todos los aparatos electrónicos en tu hogar para evitar incendios.
  2. Tener formas de energía alternativa (madera, gas, paneles solares, turbinas de viento, molinos, etc).
  3. Forma para cocinar con gas o madera (leña).
  4. Herramientas manuales.
  5. Forma para potabilizar el agua.
  6. Aspirina, pues energía electromagnética puede causar problemas cardiacos.
  7. Transportación bicicleta, o caminar.
  8. Aprender destrezas que puedas necesitar cuando la tecnología no funcione.
  9. Practicar esas destrezas.

El conocimiento y las destrezas que tengas son tu major aliado cuando la tecnología falla. Comienza desde ahora para que puedas sentirte preparado y puedas estar preparado cuando lo necesites. Practica tu plan, prueba tus equipos, toma acción. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Dios te bendiga.

Estableciendo prioridades para prepararse

Sabemos que hay muchísimas recomendaciones, y muchísima información disponible de cómo prepararse. Ese exceso de información muchas veces lo que causa es que no sepamos cómo, ni por dónde empezar, o peor aun que llevemos a cabo una serie de acciones desorganizadas que quizás nos dejan confundidos y frustrados porque realmente no sabemos ni qué es lo que estamos haciendo. De hecho, muchas veces nos quedamos con la duda de si lo estamos haciendo correctamente. Yo sé que muchos se identifican con esto, porque cuando uno empieza a prepararse, comienza a leer, a buscar información y encuentra que hay tantas recomendaciones que uno quiere hacerlo todo.  Para evitar esa confusión vamos a hablar hay que establecer prioridades. Pero, establecer prioridades para prepping?

Una de las áreas de preparación de las que yo hablo frecuentemente es de conocer cuales son nuestros riesgos. La realidad es que el conocer nuestros riesgos es la guía para saber cómo debemos prepararnos, pues si entendemos que es lo que en realidad amenaza nuestra seguridad y nuestras vidas podemos tomar acción deliberada para prepararnos para eso. Lo segundo que se hace una vez los riesgos han sido identificados es establecer las prioridades para determiner para que riesgos nos preparamos primero. Y lo prudente es prepararse primero para lo que tiene mayor probabilidad de suceder.

Si aun no conoces tus riesgos te recomiendo: busca un mapa y comienza a marcar en el mapa plantas procesadoras, estaciones de gasoline, cualquier lugar que almacene grandes cantidades de quimicos o combustible. Verifica cuan cerca o lejos te encuentras de facilidades que utilizan energia nuclear o inclusive reactors nucleares. Establece los riesgos cercanos y probables. Identifica en el mapa todo lo que puede representar un riesgo y traza las rutas de desalojo. Es importante considerer los riesgos que se encuentran en esa ruta de desalojo.

Lo próximo que debemos hacer es pasar de la preparación de “antes” del evento a la preparación para “durante” y “después”. Practicando cada tipo de situación. Inclusive practicando ¿qué hacer? en caso de que no tengas acceso a tu mochila, suministros, y/o te encuentres en una situación de supervivencia con recursos limitados.

Para establecer prioridades en un caso de supervivencia utilizamos lo que se  conce como la regla de los 3. La regla de los 3 dice lo siguiente:

“el ser humano puede vivir: 3 minutos sin aire, 3 horas sin albergue (casos de temperaturas extremas), 3 días sin agua, y 3 semanas sin alimentos”.

Es por eso que en situaciones de supervivencia la prioridad siempre es aire, luego albergue o mantener la temperatura corporal, agua, y finalmente alimentos. Para asegurar las mejores probabilidades de sobrevivir cualquier evento debemos considerar cargar con nosotros, en todo momento un mini kit de emergencia. Este mini kit se carga en un bolsillo o en tu bolsa o cartera. No lo puedes guardar en la mochila porque no tendría ninguna razón de ser. La idea del mini kit es que te resuelva cuando no tienes nada más.

En ese mini kit debes tener: mini cobija Mylar, método para purificar agua, método para generar calor, o encender un fuego y otros artículos necesarios para tu supervivencia. No tienes que tener muchas cosas pues recuerda este kit es para sobrevivir inicialmente, no es para largo plazo. Lo importante del mini kit es que incluyas en el lo que de verdad te va a ayudar a atender tus necesidades mínimas en orden de prioridad. También puedes tener tu brazalete de supervivencia y utilizarlo como parte de tu vestimenta. Recuerda la función es ayudarte cuando no tengas nada más. Todos estos artículos los puedes conseguir en eBay, Amazon, Alibaba y en tiendas locales de camping o supervivencia. Te recomiendo lo prepares tú mismo pues así te aseguras tiene lo que TU vas a necesitar. Yo compré los míos ya hechos (luego subo fotos para que veas que tienen). Eso sí, los voy a personalizar para que cumplan con mis necesidades.

 

Los Varios Niveles de Preparación

Estas son las notas que corresponden al Episodio 003- Los Varios Niveles de Preparación.

Como siempre digo, no podemos pretender empezar en lo más complejo. Como todo principiante debemos ir paso a paso para evitar la sobre carga y la frustración. Es por eso que he decidido hacer este episodio y explicar los varios niveles de preparación o prepping. Tomando en cuenta los eventos recientes en los cuales China, Russia, Alemania y La República Checka le han pedido a sus ciudadanos que se preparen, muchos han comenzado a ver el preparacionismo como algo de interés y necesario (no es que nosotros nunca lo hayamos dicho pero bien, ahora es que están haciendo caso). Así que sin el deseo de promover el miedo o temor, todo lo contrario. Con el único deseo de que las personas comienzen a prepararse, explico los 4 niveles de preparación:

Nivel I- Preparación básica para una semana (7 días)

Se comienza con el  Kit Básico (si aún no tienes el listado se encuentra en la página de recursos).

Recuerda la meta es prepararnos lo suficiente para tener agua, alimentos y suministros para una semana, para cada persona. Con esto aseguras que las necesidades básicas tuyas y de tu familia estén cubiertas, en un nivel básico. Ahora, yo no te puedo decir cuántos alimentos debes guardar pues no conozco las necesidades de tu familia, eso lo sabes tú. En tiempos de crisis deberíamos tener por lo menos una o dos comidas al día por persona, pero quizás tu familia necesite más o menos que eso.

 

Nivel II- Prepárate para un mes (30 días)
En el segundo nivel de preparación, estar preparado para 30 días es la meta. Así que todo lo que tienes en el nivel 1, debes multiplicarlo. Los alimentos que almacenaste para una semana, tienes que añadirle. Por ejemplo: si tenías una lata de atún por persona por día, ahora vas a necesitar 30 latas por persona. En cambio, cuando nos preparamos para 30 días se recomienda asegurar un abasto de agua para 45 días, no para 30. De no tener abasto para 45 días, considera seriamente un método para purificar el agua o potabilizarla.

También ya en este nivel debes considerar otros artículos como:
Un asador o estufa pequeña,
Gas o combustible,
Generador eléctrico,
Encendedores o algún implemento que puedas usar para crear fuego,
Velas adicionales.

Nivel III – Prepárate para 3 meses (90 días)

Alimentos y suministros básicos:
Ya en este nivel encontramos a los que se preparan para largo plazo. Aquí se encuentran los que saben que va a tomar más tiempo de lo que originalmente se piensa en volver a una vida “normal”. En adición a los alimentos y suministros que ya tienes para 30 días, necesitas triplicar tus suministros. También debemos ya tener suministros y alimentos variados pues comer lo mismo por 3 meses no suena tan bien. Pero claro, recordando que tener alimentos durante una crisis de 90 días es una bendición, considera variar los alimentos que almacenas.
Agua
El agua debes tener por lo menos 90 galones por persona. Ya debes estar buscando alternativas para recoger agua de lluvia, purificar de algún abasto cercano. Recuerda reciclar los envases que se van vaciando con el paso de los días.

Nivel IV- Prepararse para un año o más.

Como buenos preppers sabemos que si nos toca prepararnos para un año o más ya nos preparamos para un estilo de vida completamente nuevo. Ese es el nivel IV de preparación. Un nivel en el cual empezamos de nuevo, nos levantamos de un periodo largo de crisis. Tenemos que planificar para lograr “construir” lo que serٖá el nuevo “normal”. Es un nivel dónde se requieren destrezas, habilidades, cooperación y mucho pero mucho compromiso.
En adición a lo que ya conocemos (porque lo vimos en niveles anteriores) que es necesario tener almacenado, aquí la preparación también depende de las destrezas y conocimientos que se van a poder poner en práctica durante la “reconstrucción” o cuando se comienza de nuevo.

Para prepararse para comenzar de nuevo se requiere:
• Almacenamiento de semillas para la siembra.
• Utilizar energía sustentable (molinos de viento, placas solares, etc).
• Adquirir animales para suplir necesidades como carne, leche, huevos, etc.
• Localizar terrenos fértiles y cuerpos de agua cercanos.
• Aprender prácticas de siembra y cultivo.
• Aprender medicina no tradicional (remedios caseros, medicina alternativa) para tratar a los que se puedan enfermar.
• Aprender carpintería, quizás otras destrezas deseadas (algo de plomería, o electricidad). No tienes que ser experto, sólo lo básico para reparaciones.
• Destrezas de “Handyman” o “Handywoman” para que repares lo que tengas que reparar.
• Crear grupos comunitarios y promover la cooperación entre los miembros de la comunidad.
• Planes para manejo de desperdicios a largo plazo.
• Alternativas o sistemas para transportar el agua y potabilizarla.
• Aprender a re-utilizar todos los recursos disponibles.

Encuentra el listado completo y detallado en la página de recursos.